martes, septiembre 13, 2016

Los desconocidos

Acuéstate al lado de un desconocido,
que te enseñe,
que la vida es eso.
Un abrazo que ciega,
un beso que te obliga a indagar en ti.
Acuéstate y recobra el sentido,
de amar a tus niños internos,
a los  que construyeron en ti,
edificaciones que no tenían soporte.

Acuéstate a su lado,
y no jures nada,
porque jurar cansa,
a los que carecen de sentido.
Y húndete en sus huesos,
un rato a descansar.
Quizás sea tarde,
y la vida oprima,
y te insista en un sentido inexistente
y te obligue a negar bajo las formas.
Y te incite a la destrucción,
dándote el espacio para caer sin plataforma.
Acuéstate a su lado,
y no finjas,
que existe el tiempo.
Es imposible predecir el estado natural de los sentidos.
Intenta sobrevivir un rato,
respirando,
intenta ser valiente.

Acuéstate al lado de un desconocido,
que alimente los silencios.
Abraza el huracán
Donde todo es desconcierto.

Diviértete y nace en el fuego,
donde el fuego es fuego,
y la huida es luz.

Autoimagen

La mujer que tiembla
con el útero descubierto
despatriada,
identificando su llanto,
como la infancia

La mujer que enuncia,
sucede y multiplica
su silencio
en medio del dramatismo.

Aquella que nace heredada,
en un cuerpo trizado
haciendo el amor,
como una tempestad.

Que atisba,
en sus miedos.
la sucesión
de su evolución
nace y muere
secuencialmente

dentro de hombres aún no descubiertos.

Imagen XXII

Encasillarme en tu cuerpo
como las enredaderas y la maleza.
Verte crecer
alborotado
dentro de mis ojos.
Verte extendido
repetido
en mi descenso.
Desvanecer ,
en las raíces
de tu libertad.
En el silencio
sembrar tu sexo
como la tinta
en los ojos.

Celebrar que sucedemos,
en el destino.
Amarte,
y habitar dentro de mi
extraviada.
Amarte,
y enmudecer,
en la lejanía.

Revelar la incertidumbre,
de las rutas de tu nombre.
Convertirme en tu ritual,

dentro de tu ceremonia.

Imagen XXI

Tuve intenciones de decir te quiero,
pero temía desprender mi libertad.
Temía a la asociación de palabras,
del silencio.
Incluso temía de aquello,
que nunca fue descrito.
De la fragmentación de las ideas,
al configurar el mundo,
cuando se acentúa
lo desconocido.
Y aquello que se describe en sueños,
como un signo y anunció de generalidad.

Tuve miedo,
de decir que habías cruzado
el puente y la semejanza
de mis más profundos,
atisbos.
Donde me hallaba sola,
llena de incertidumbre.
Contemplando la vida,
sin sensaciones.

Tuve miedo,
de verte andar
y descubrir que eras la luz,
cruzada en la materia.
Que tarde o temprano,
serias necesario,
para enfrentar mis batallas.
Que tarde o temprano,
serias causalidad y consecuencia.

Yo te halle,
Sin conceptualizar el amor.
Y así,
aprendí a unificar el universo,
y la vida.
Y así aprendí a embellecer, la oscuridad.
Con fe,
en cada acto apasionado que nos dio la vida.

En cada una de la existencias que profesamos.

jueves, mayo 28, 2015

micropoemas



I

Yo quería suicidarme en el borde de tu cama.
Para encontrar el paraiso.
Y creerme un poco Maria y Madgalena.

II

Quería organizarte
debajo de mis miedos.

III

Quería hilvanarte,
en mis silencios
tejiendo palabras.

IV

Yo quería zurcirme,
en tus besos como un acento.

V

Y morir en ti.
cada ciento cincuenta segundos.
derrotada.

martes, mayo 05, 2015

Imagen XX







A menudo te pienso,
y te bendigo en mi sexo
 (como una desconocida),
 finjo odiarte
me rio solitaria de tus besos.

Me siento a ordenar,
tu lengua y las silabas.

 A menudo te siento,
arrastrado en mi corazón detenido,
como si fueras un silencio que se consume,
un orden, impenetrable y enmudecido.
Como si fueras una fuga,
que se multiplica en la tempestad.
(La fuga de mi vida incompleta y solitaria)

sábado, septiembre 21, 2013

(...)resquebrajarme los cabellos del pubis para amarte
como si en tus dedos existiese el funeral de mi abandono.
Y aniquilar mi infancia,
y... erguirme en tu silencio
como un esfimero acento de desanclaje
que oculta la soledad.

lunes, febrero 18, 2013

IMAGEN


Observar el temor,
el beso que nos silencia,
hasta pervertirnos,
devastar la construcción del fuego.
Anticipar en mi destino,
las lineas de tu credo.

sábado, febrero 11, 2012

Niñez

Yo que te abrí al corazón,
con la mudez de las telarañas
y mi niñez
Yo que te induje a la muerte
a los actos súbitos
a la obsesión y al dia,
que fracture la sumisión
y la nostalgia…
que por las noches,
sometí a tu embriaguez en la humildad,
del cuerpo
Para ser decretada:
Sombra y luciérnaga.

jueves, agosto 18, 2011

18-08-2011


No quiero construir ghettos en tu cuerpo,
ni administrar,
la lentitud del camuflaje y la soledad:
No quiero esconderme,
para vaciar el amor,
con timbres y equipajes.
Deseo extinguirme.
En las quintas avenidas
Cubierta del pánico.