lunes, junio 18, 2007

Confesion II

A Eduardo Torres

Afortunadamente:
mi amor de ninfomana,
no te torturara todas las noches.
Pero mi ternura te saciara,
cuando seamos aire y mordedura.
Por eso,
te quiero amnésico, amor de carne.
Sutilmente vencido en la desnudez.
Extinto de alma.
Aprendiz de mis vicios.

Te quiero en el almacén de la oscuridad,
bajo la imperfección de las palabras.
Como arrebato y fragmentación de mi niñez.
En la habitación,
donde es minúsculo mi cuerpo desamparado.
Y faltas,
en mi sombra de espejo.

Solo he aprendido amarte:
Esquizofrénicamente,
(en el interior de mi lucidez)

4 comentarios:

Alejandro Demetri dijo...

bueno me parece bien que este loca al borde de la esquizofrenia, pero hay gente mas caga que usted asi que de gracias a la vida ...... te dejo mi blog http://alejandrodemetri.blogspot.com/

Monsieur James dijo...

Poeta, es infinitamente profunda y delicada, tu gran capacidad literaria.

Serás una de las grandes, no me cabe dudas. Sigue tu trabajo, con ahinco.

Te dejo una página que me gustaría compartieras conmigo, para dejar a Chile, no tan solito...

www.escritorium.com

drfloyd dijo...

consejo patudo: lee atentamente el segundo verso...despacio.
"te quiero en el almacén de la oscuridad", en mi opinion, lo mejor de todo esta ahi, zapateando en ese verso....que resuena en los tres ultimos con fuerza.

Amanda del Rio dijo...

Jajajaja Drfloyd ...sepa usted que soy muy despistada! y que el sonido y la palabra engañan. Mil por tu consejo y abrimiento de OJOS somnolientos!