miércoles, agosto 01, 2007

Fragmentos


Y otra vez las palabras se inmiscuyeron,
haciéndome fuerte,
quebrantando la incertidumbre voraz.

No importa ya, si en un en punto disímil,
mi cuerpo se inmediatiza y vuelve al llanto.
Porque confrontada en el silencio,
permanezco muda,
ausentadamente intacta ; neutra.

Dibujo la similitud,
las perdidas,
y siempre en un retrato,
la escritura fragmentada
me tilda de mujer inconclusa.


Las palabras no aguardan,

la contradiccion del fuego.

2 comentarios:

Ereskigal dijo...

Con tu texto, yo mismo quedé inconcluso... es difícil de explicar, más que de sentir. Bello texto.

Cuídate.






Eso Que No Se Dice.

Anónimo dijo...

Buena poesía
Buena foto
Gran intensidad
en todo
La intensidad del color negro
que no se ve
La intensidad del flujo húmedo de la tinta con que escribes tus versos.


RHESO