jueves, abril 20, 2006

Los retiros




Siempre quedarán
los retiros freudianos.
La húmeda divergencia de tu latido
rodeando a las cáscaras fosforescentes
del caos.
Siempre habrán de humedecerse las nítidas celestinas
rotas que jugaban a desfallecer,
en nuestros hombres
de alimento.
Y habrá una tormenta de resurrección que nos abra
las caderas ornamentadas
y nos lleve al ritual de las vértebras
para danzar frente al sitio.

Ahora me queda para el amorío:
amor de arco a desniveles,
rotas cadenas asíntotas,
espaldas mudas
y crimines ruines de adolecimiento.


Jugar:
equivale a nuestro miedo
al múltiplo indomado de risa.
Debo decir
frente al ovario fruncido
de mujer espacial
que el amor exhausto
de tanta espera
me tuerce las venas agrietadas:
Enamorando.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hmm I love the idea behind this website, very unique.
»

Anónimo dijo...

Hey what a great site keep up the work its excellent.
»

Anónimo dijo...

Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
»

Anónimo dijo...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»